martes, 8 de mayo de 2018

Hipopresivos y diatermia



En Fisioguara utilizamos la tecnología más eficiente para mejorar tu salud.

Aquí tenemos un ejemplo usando el equipo de diatermia Fisiowarm mientras realizamos una sesión de hipopresivos. 

Los ejercicios hipopresivos son tremendamente efectivos en el campo del suelo pélvico, la reeducación de la postura y las mejoras en el rendimiento respiratorio, deportivo y función sexual.

Usando diatermia a la vez que realizamos el ejercicio conseguimos potenciar los efectos del mismo, y como sus electrodos fijos permiten que el fisioterapeuta no se vea obligado a usar sus manos para manejarlos, podemos poner todo nuestro esfuerzo en corregir la posición del paciente y darle la información propioceptiva necesaria para que realice bien el ejercicio.

Complementando el ejercicio terapéutico con la diatermia conseguimos unos efectos más rápidos y más potentes en la rehabilitación.



martes, 24 de abril de 2018

Observa tu postura


La forma en que manejamos nuestro cuerpo influye en nuestra salud, por eso resulta interesante pararnos a observar cuál es nuestra postura mientras estamos de pie, sentados, trabajando o realizando las tareas del hogar.
Pongamos un ejemplo: una posición adelantada de la cabeza con la mirada siempre hacia abajo hace que los músculos de la nuca estén sobreestirados y los músculos de la parte anterior del cuello se acorten, dando lugar a dolores de cabeza y cuello. Además, ese peso extra de nuestra cabeza hacia delante arrastra a los hombros, que también se enrollarán hacia delante acortando la musculatura pectoral y provocando un aumento de la cifosis dorsal (aparecerá la “chepa”), y como las curvas se compensan, el exceso de curva dorsal obliga a las lumbares a curvarse también y se meten hacia dentro provocando hiperlordosis… de esta manera, una mala posición de la cabeza va provocando compensaciones que se transmiten a lo largo de toda la columna, y todos estos cambios en nuestra estructura se traducen en dolores y posibles focos de futuras patologías.
En Fisioguara estudiamos tu postura, te ayudamos a que tú mismo sepas reconocer cómo tienes posicionado el cuerpo y te enseñamos ejercicios para contrarrestar esas compensaciones y conseguir una buena postura.




miércoles, 11 de abril de 2018

Punto aspirina

El punto 4 del meridiano de Intestino Grueso es uno de los llamados "puntos comando" o "puntos maestro", aunque también se le conoce como "punto aspirina" por sus efectos analgésicos.

Es un punto general de tonificación y forma parte de los 9 puntos de recuperación del yang. 

Está indicado en todo tipo de dolor porque activa el Qi, pero especialmente para problemas de cara y boca y muchos tipos de cefalea, mareo y vértigo. Es útil en dolor de ojos y dientes, conjuntivitis, epistaxis, dolor o inflamación de la garganta y gripe, sordera, edema facial, desviación de la comisura de la boca y ojos, hemiplejia, parálisis facial...

Más allá de sus efectos positivos en la sintomatología de la cara, el punto 4 de Intestino Grueso puede usarse para regular la sudoración, para el dolor abdominal, el estreñimiento y algias de las extremidades superiores entre otras.

Si no eres muy fan de las agujas se puede estimular con digitopuntura, lo encontramos en el dorso de la mano entre el 1er y 2º metacarpino.



viernes, 16 de febrero de 2018

Teoría de los 5 elementos



Una de las bases de la Medicina Tradicional China es la Teoría de los Cinco Elementos.


Los 5 elementos son madera, fuego, tierra, metal y agua, y cada uno de ellos se asocia a una característica del clima, un par de órganos (Yin y Yang), un determinado tejido del organismo, un orificio del cuerpo, una emoción, una estación del año, una etapa del desarrollo...


La aplicación de la Teoría de los Cinco elementos nos proporciona un modelo rápido para el diagnóstico y tratamiento de patologías, aunque sin olvidar que es sólo una guía y no se debe interpretar de manera literal y aislada.


Tomamos por ejemplo el elemento "madera". Si nos fijamos en la tabla, en Medicina Tradicional China el elemento madera corresponde al hígado y la emoción asociada es la ira. 


Una de las funciones del hígado es almacenar la sangre. Una persona irritable, con frustración emocional o ira reprimida desencadenará una función anómala del hígado (esto no hay que tomarlo en el sentido literal de la medicina occidental) que afectará a la correcta nutrición e hidratación de los tendones provocando contracciones, calambres o temblores. 

Como el hígado "se abre en los ojos", en función del tipo de desequilibrio podría aparecer visión borrosa, puntitos negros u ojos "inyectados en sangre".
El hígado se asocia al viento y a la primavera: personas que tienen desequilibrios en hígado pueden sufrir dolores de cabeza o rigidez en el cuello después de un periodo con viento o durante las primaveras.

Esto es sólo un ejemplo y por supuesto debe hacerse un interrogatorio exhaustivo
para establecer un diagnóstico preciso de las causas y poder plantear un tratamiento efectivo, pero esta tabla nos sirve de aproximación para comprender un poco mejor  el pensamiento y el planteamiento de la Medicina Tradicional China.




domingo, 28 de enero de 2018

Estirar el cuádriceps correctamente


Hay varias maneras de estirar el cuádriceps, la más extendida es flexionar la rodilla hacia atrás y agarrarse el pie, pero ¿realmente lo estamos haciendo bien?

El cuádriceps es el músculo más voluminoso de la cara anterior del muslo y está formado por 4 vientres musculares:
   - tres de ellos (vasto interno, vasto externo y crural)               
     parten del extremo superior del fémur  
   -y el vientre más largo (recto anterior) nace en el hueso 
    ilíaco, es decir interviene en la flexión de la cadera.

Los 4 vientres se unen en su extremo inferior para formar el tendón cuadricipital, que pasa por encima de la rótula y se inserta en la tibia a través del tendón rotuliano, permitiendo la extensión de la rodilla.



Teniendo más clara la anatomía entendemos que para estirar todos los vientres musculares tenemos que hacer una flexión de rodilla y además una extensión de cadera (para estirar también el recto anterior).

Un par de errores muy comunes al estirar el cuádriceps son:

1      1- olvidarse de la cadera: muchas veces flexionamos el tronco hacia delante, pero con esto no conseguimos estirar más la cadera. Si nos fijamos en la foto, el ángulo de la cadera es menor de 180º. No aumentamos la extensión de cadera pero en cambio se produce extensión de las lumbares, provocando una hiperlordosis que nos predispone a sufrir una lesión lumbar.

  2 - olvidarse de la disposición ligeramente oblicua del fémur: si dibujamos una línea recta entre la cadera y la rodilla comprobamos que si separamos mucho los muslos esa línea es más corta que cuando ambos muslos están juntos, es decir, la cuerda (que correspondería al vientre muscular) está más estirada cuanto más cerca está el fémur de la línea media del cuerpo.


 Aclarado esto, para estirar correctamente el cuádriceps nos aseguraremos de:
                -flexionar la rodilla hacia atrás
                -acercar ambos muslos
                -hacer retroversión de la pelvis (rodar la pelvis hacia atrás: el culo se esconde hacia delante 
                 y la curva lumbar se suaviza)
                -hacer la máxima extensión de cadera posible