viernes, 16 de febrero de 2018

Teoría de los 5 elementos



Una de las bases de la Medicina Tradicional China es la Teoría de los Cinco Elementos.


Los 5 elementos son madera, fuego, tierra, metal y agua, y cada uno de ellos se asocia a una característica del clima, un par de órganos (Yin y Yang), un determinado tejido del organismo, un orificio del cuerpo, una emoción, una estación del año, una etapa del desarrollo...


La aplicación de la Teoría de los Cinco elementos nos proporciona un modelo rápido para el diagnóstico y tratamiento de patologías, aunque sin olvidar que es sólo una guía y no se debe interpretar de manera literal y aislada.


Tomamos por ejemplo el elemento "madera". Si nos fijamos en la tabla, en Medicina Tradicional China el elemento madera corresponde al hígado y la emoción asociada es la ira. 


Una de las funciones del hígado es almacenar la sangre. Una persona irritable, con frustración emocional o ira reprimida desencadenará una función anómala del hígado (esto no hay que tomarlo en el sentido literal de la medicina occidental) que afectará a la correcta nutrición e hidratación de los tendones provocando contracciones, calambres o temblores. 

Como el hígado "se abre en los ojos", en función del tipo de desequilibrio podría aparecer visión borrosa, puntitos negros u ojos "inyectados en sangre".
El hígado se asocia al viento y a la primavera: personas que tienen desequilibrios en hígado pueden sufrir dolores de cabeza o rigidez en el cuello después de un periodo con viento o durante las primaveras.

Esto es sólo un ejemplo y por supuesto debe hacerse un interrogatorio exhaustivo
para establecer un diagnóstico preciso de las causas y poder plantear un tratamiento efectivo, pero esta tabla nos sirve de aproximación para comprender un poco mejor  el pensamiento y el planteamiento de la Medicina Tradicional China.




domingo, 28 de enero de 2018

Estirar el cuádriceps correctamente


Hay varias maneras de estirar el cuádriceps, la más extendida es flexionar la rodilla hacia atrás y agarrarse el pie, pero ¿realmente lo estamos haciendo bien?

El cuádriceps es el músculo más voluminoso de la cara anterior del muslo y está formado por 4 vientres musculares:
   - tres de ellos (vasto interno, vasto externo y crural)               
     parten del extremo superior del fémur  
   -y el vientre más largo (recto anterior) nace en el hueso 
    ilíaco, es decir interviene en la flexión de la cadera.

Los 4 vientres se unen en su extremo inferior para formar el tendón cuadricipital, que pasa por encima de la rótula y se inserta en la tibia a través del tendón rotuliano, permitiendo la extensión de la rodilla.



Teniendo más clara la anatomía entendemos que para estirar todos los vientres musculares tenemos que hacer una flexión de rodilla y además una extensión de cadera (para estirar también el recto anterior).

Un par de errores muy comunes al estirar el cuádriceps son:

1      1- olvidarse de la cadera: muchas veces flexionamos el tronco hacia delante, pero con esto no conseguimos estirar más la cadera. Si nos fijamos en la foto, el ángulo de la cadera es menor de 180º. No aumentamos la extensión de cadera pero en cambio se produce extensión de las lumbares, provocando una hiperlordosis que nos predispone a sufrir una lesión lumbar.

  2 - olvidarse de la disposición ligeramente oblicua del fémur: si dibujamos una línea recta entre la cadera y la rodilla comprobamos que si separamos mucho los muslos esa línea es más corta que cuando ambos muslos están juntos, es decir, la cuerda (que correspondería al vientre muscular) está más estirada cuanto más cerca está el fémur de la línea media del cuerpo.


 Aclarado esto, para estirar correctamente el cuádriceps nos aseguraremos de:
                -flexionar la rodilla hacia atrás
                -acercar ambos muslos
                -hacer retroversión de la pelvis (rodar la pelvis hacia atrás: el culo se esconde hacia delante 
                 y la curva lumbar se suaviza)
                -hacer la máxima extensión de cadera posible











                

jueves, 28 de diciembre de 2017

Ecografía musculoesquelética

En Fisioguara seguimos apostando por ofrecer las terapias más efectivas para mejorar la salud de nuestros pacientes, por ello además de fisioterapia, osteopatía , PNI y clases de ejercicio terapéutico, ofrecemos servicios de diagnóstico por ecografía y de Electrolisis Percutánea Intratisular (EPI).

¿Qué es la ecografía musculoesquelética?

Es una herramienta que permite el diagnóstico, en tiempo real y de forma rápida de las lesiones del tejido musculoesquelético (músculos, tendones, ligamentos, articulaciones y partes blandas). La técnica emplea un ecógrafo, equipado con una sonda que se aplica a través de la piel y emite ondas de sonido a través del cuerpo. Al no ser necesarias radiaciones ionizantes para obtener las imágenes, se considera que es una técnica inocua, es decir, que no tiene efectos perjudiciales sobre el organismo. Además, tiene la ventaja de ser realizada en tiempo real, de forma que muestran, además de la anatomía, la función y el movimiento muscular.

¿Cuáles son algunas de las indicaciones de la ecografía?

La ecografía es útil en el diagnóstico y el seguimiento de las roturas tendinosas, como el manguito de los rotadores o el tendón de Aquiles. También nos da información en las roturas musculares, los sangrados o la presencia de líquido dentro de los músculos, las bursas o las articulaciones.

¿Cómo debo prepararme si van a realizarme una ecografía y qué sentiré durante la exploración?

Sólo es necesario vestirse con ropa cómoda. El ecografista aplicará gel sobre la zona a explorar y moverá la sonda por encima de la piel que recubre la zona lesionada. Es posible que si la lesión está en los brazos o las piernas, se explore también la extremidad contralateral para poder comparar las imágenes. Esta técnica no produce dolor, a no ser que sea necesaria una mínima presión sobre el tejido lesionado para mejorar las imágenes, en cuyo caso puede notarse una pequeña molestia.



jueves, 21 de diciembre de 2017

martes, 28 de noviembre de 2017

Resumen de la charla de PNI

Interesantísima charla la del pasado viernes en la que nuestra psiconeuroinmunóloga nos comentó la importancia de la alimentación, el movimiento y la suplementación para el manejo del dolor.


Ingrid nos habló del colágeno, que forma parte de la piel, ligamentos, huesos, cartílagos… y de la necesidad de tomar vitamina C y lisina, ya que sin ellos nuestro cuerpo no puede formar colágeno. (La lisina se encuentra en el pescado azul, carne, huevos, lácteos, frutos secos y legumbres).

El colágeno es un elemento muy importante en fisioterapia: cuando sufrimos un esguince o una rotura muscular nuestro cuerpo fabrica colágeno para reparar la lesión, pero es un colágeno muy desorganizado (tipo III), que mediante ejercicios de rehabilitación de carga y tensión, reorganiza sus fibras y se transforma en colágeno tipo I, que es muy resistente.

La Psiconeuroinmunología pone mucho énfasis en respetar las fases naturales que tiene nuestro cuerpo para recuperar las lesiones:
                -una fase inflamatoria, que es importante intentar no cortar con hielo y antiinflamatorios siempre que sea posible, ya que en esta fase se segregan sustancias para la coagulación y se aumenta la vascularización para que lleguen a la lesión las sustancias necesarias para repararla
                -a los 4-6 días estamos en la fase de proliferación, en la que se forma el colágeno y la elastina (se forma tejido) y se eliminan los restos de la fase inflamatoria
                -y por último la fase de maduración, que puede durar hasta 2 años y de la que ya hemos hablado con la transformación del colágeno.



¿Qué nos dice la PNI sobre estas fases de recuperación? Pues que es importante tener un buen sustrato para que se lleven a cabo, es decir, estar suficientemente provistos de arginina, lisina, vitaminas D y A, omega 3, agua y alimentos azufrados (cada uno en su fase) y tener buenos hábitos de sueño, un peso equilibrado y una vida social saludable.

Hasta aquí el resumen de nuestra charla, bastante simplificado pero creo que suficientemente claro.


El día 29 de diciembre hablaremos del abordaje que hace la PNI sobre el ciclo de las hormonas tiroideas, las que rigen nuestra salud y nuestro metabolismo. Además contaremos con la colaboración de la empresa gallega Algamar, que elabora productos a base de algas, (muy interesantes a la hora de controlar la función tiroidea) y que nos traerán varias elaboraciones para que podamos degustarlas. La charla es gratuita, pero no olvidéis reservar vuestra plaza porque son limitadas. ¡Os esperamos!